De acuerdo con el Objetivo 6 de las ODS, objetivos de Naciones Unidas para el año 2030, existen dos
prioridades en América Latina y El Caribe:

1) Cubrir la falta de acceso en agua y saneamiento
2) Lograr la sustentabilidad de las organizaciones comunitarias que proveen estos servicios en
la mayoría de las áreas rurales en los países de Latinoamérica y el Caribe.

 

En Chile, el tema es de primordial importancia ya que son 1700 organizaciones comunitarias sin
fines de lucro, 1540 Comités y 160 Cooperativas, que abastecen de agua potable al 13% de la
población chilena en el medio rural, es decir más de 2 millones de personas, siendo responsables de
la gestión operacional y administrativa del servicio, así como del mantenimiento de la infraestructura
desde el año 1964.

 

Chile cuenta con un sistema de gestión de agua y saneamiento rural muy singular, exitoso, pero
que necesita fortalecerse para asegurar su sostenibilidad. Asegurar la sustentabilidad económica,
social y ambiental de esas empresas de la economía social es la prioridad de FESAN.

 

Por su experiencia en el terreno y sus relaciones estrechas con las cooperativas que representa,
en FESAN estamos convencidos que el principal y más eficiente medio de acción es el fortalecimiento
de las capacidades de sus dirigentes, socios y personal.

 

Gracias a sus observaciones y sus conocimientos del medio de agua potable y saneamiento rural,
FESAN propone un Plan Nacional de Capacitación en Agua y Saneamiento Rural, PCAS. Etse tiene el
objetivo de fortalecer la capacidad de gestión de las organizaciones comunitarias, preservando
fundamentalmente su carácter participativo.

 

Construido participativamente a la medida por los mismos operadores y dirigentes de los
servicios, desarrollado con la Universidad de Santiago de Chile, USACH, y validado por la Dirección de
Obras Hidráulicas del Ministerio de Obras Públicas, este plan permite a los capacitados aplicar
estrategias, procedimientos y metodologías más eficientes para el logro de una Gestión Integral y
Sustentable del Agua bajo los nuevos requisitos de la Ley de Servicios Sanitarios Rurales (SSR),
promulgada en enero de 2017 y pronta a entrar en vigencia. Esa ley otorga nuevas responsabilidades
y derechos al sector, enfocándose en el saneamiento rural. Para administrar de manera autónoma y
sustentable su APR, los dirigentes, socios y trabajadores necesariamente deben conocer esos nuevos
requisitos.

 

Considerando el nivel de complejidad de las labores, funciones y procedimientos que deben
realizar tanto los dirigentes como los operadores, que mayormente las han aprendido a través del
tiempo y por el método de ensayo y error, se hace necesario un programa de capacitación integral,
donde adquieran conocimientos, experiencias y herramientas que potencien habilidades y
capacidades técnicas, legales, operativas, administrativas, financieras y de habilidades
conductuales o sociales. Así, todas estas organizaciones contaran con planes a corto, mediano y
largo plazo de inversión, de desarrollo, de extensión y mejoras, por ejemplo. Además, tendrían todas
las herramientas para enfrentar los efectos del cambio climático que cada día se hacen sentir más.
El estado podrá contar con el fuerte apoyo de trabajadores de APR calificados para orientar de
manera eficiente su acción en el ámbito rural. Capacitados, los dirigentes y operadores de APR serán
capaces de gestionar de manera autónoma y sustentable su APR de acuerdo con las normas de la
nueva ley SSR.

 

El programa de capacitación se implementó en 2016-2017 a escala piloto de manera muy
exitosa en la zona central de Chile con 60 dirigentes y trabajadores de 40 servicios rurales que ya
pueden aportar mejoras en la gestión de su APR.

Ese plan tendría que ser adoptado en una escala nacional, conjun to a la participación del
estado tras inversiones y trabajos de mejoras del sistema, para asegurar la sostenibilidad del sistema
de abastecimiento de agua y el desarrollo del saneamiento en las zonas rurales.

 

Para llevar a cabo ese proyecto de gestión eficiente de los recursos hídricos, FESAN cree en la
formula exitosa siguiente:

CAPACITACION NACIONAL + APOYO DEL ESTADO = GESTION EFICIENTE BAJO LA NUEVA LEY SSR

 

Así generalizado a la escala nacional, el programa impactara a los 1700 pequeños servicios de
agua potable rural y saneamiento. Beneficiará al menos a las 3500 personas que trabajan en esas
APR. Al final, el impacto se llevará sobre todo sobre los más de 2 millones de chilenos que residen en
zonas rurales y que son abastecidas en agua por esas organizaciones. También los beneficios del
programa alcanzaran hasta el aparato estatal, y simultáneamente la formación académica a través de
un Diplomado en Agua potable y Saneamiento Rural en conjunto con CIESCOOP de la USACH.

 

El costo estimado de este Plan considerando 150 horas por capacitado y 3.400 personas en
un periodo de 4 años de capacitación, es de aproximadamente 10 millones de dólares americanos.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.