BATUCO, 27 de junio 2019 – Como Federación cuyo propósito es el fortalecimiento de la gestión comunitaria del agua y saneamiento rural en Chile y América Latina, estamos felices anunciar la firma de un convenio estratégico con Junto Al Barrio (JAB), fundación que busca desarrollar proyectos sociales que mejoren sosteniblemente la calidad de los sectores vulnerables a través de la participación ciudadana.

Junto con JAB, queremos fortalecer el modelo de gestión comunitaria del agua potable rural en la Provincia de Chacabuco a través de un programa de asesoría técnico y social de 6 meses que permitirá profesionalizar y potenciar las habilidades y capacidades de gestión de los dirigentes de los 28 sistemas de agua potable rural de la zona.

La Provincia de Chacabuco, ubicada en el norte de la capital chilena, ha conocido esos últimos 20 años una fuerte explosión demográfica. La urbanización del territorio, el fuerte aumento de la demanda de agua junto con la disminución de las precipitaciones producto del cambio climático ha revelado las debilidades del modelo de gestión tradicional de los servicios sanitarios rurales.

“Como lo muestra el diagnóstico hecho por JAB, la mayoría de los servicios sanitarios rurales de la provincia carecen de plan de inversión. Esto significa que no tienen la capacidad de enfrentar el aumento de la demanda ni tampoco financiar las mejoras requeridas por los nuevos estándares de servicios exigidos por los clientes”, indica Igor Ruz Ortiz, director técnico de FESAN.

La baja participación social e interés de la comunidad, la falta de gestión regulatoria como también el bajo nivel de concientización de las personas en torno al cuidado del agua son otros desafíos que se buscan enfrentar.

El programa de asesoría integral impartido por FESAN, compuesto por 16 talleres de capacitación participativa, abarca la totalidad de los ámbitos de la gestión del agua potable, tan técnicos como sociales:

  • Organización comunitaria y gobernanza;
  • Gestión administrativa y comercial;
  • Gestión técnica operacional;
  • Diagnóstico de vulnerabilidad y plan de mejoramiento;
  • Sistemas de saneamiento.

Los dirigentes podrán adquirir conceptos, métodos de trabajo y herramientas prácticas que les permitirán llevar sus organizaciones desde un modelo de administración substantiva hacia un modelo de gestión como empresa social sustentable, resistente frente al nuevo escenario demográfico y climático.

“Contamos con una larga experiencia desarrollando metodologías participativas de capacitación con comunidades rurales en Chile y América Latina”, indica Manuel Morán Olmos, vice-presidente de FESAN. “Otra fortaleza radica en el perfil pluridisciplinario de nuestro equipo, compuesto de dirigentes sociales, ingenieros hidráulicos, expertos comerciales y comunicacional”.

“Esperamos que esta iniciativa sea exitosa para el fortalecimiento de la gestión comunitaria del agua potable en la provincia y que pueda ser replicada en otros territorios para llegar a provocar un impacto tangible en el sector”, agrega Guillermo Saavedra Bascuñan, presidente de FESAN.