Este lunes 22 de marzo celebramos el Día Mundial del Agua. 

Podemos preguntarnos sobre la validez de estas celebraciones, que llenan nuestro calendario día tras día y se olvidan tan rápidamente como se anuncian. Pero, ¿no hay causas que merecen ser apoyadas cada día, cada hora, cada minuto? Tanto si se refieren a la salud, alimentación, educación, y desarrollo, apoyándolas y manifestando nuestros deberes como personas y ciudadanos para mejorar las condiciones de vida de nuestra población.

 

El agua es una de ellas. 

El agua seguirá siendo siempre algo prioritario. Y debemos poner especial cuidado en que sea accesible para todos. En todo el mundo, el agua debe ser lo primero, en las leyes, en los presupuestos, en los debates y deliberaciones de todas nuestras instituciones. 

Por eso, debemos exigir a los responsables políticos que consideren el agua como una Prioridad Global y un Derecho no solo humano sino también ecológico para el cuidado y la conservación de nuestras fuentes de agua, porque si no tenemos agua disponible, el derecho a este recurso no será posible aplicarlo.

En esta nueva fecha de celebración, deseo enviar un afectuoso saludo y reconocimiento a las organizacion

 

es comunitarias rurales que con su esfuerzo y compromiso día tras día hacen posible abastecer de agua potable y prestar servicio de saneamiento a mas de dos millones de chilenos, aun en las difíciles condiciones provocadas por la pandemia. 

¡¡No ha sido fácil, pero debemos seguir adelante!!